Derechos de Autor

Derechos de Autor

El derecho de autor es un derecho humano, así lo reconoce el artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU, que dice:
“Toda persona tiene derecho a la protección de sus intereses morales y materiales derivados de toda producción científica, literaria o artística de la cual es autor.”

 

Legislación Española

La Ley de Propiedad Intelectual española explica que se considera autor a la persona natural que crea alguna obra literaria, artística o científica (art.5) y la propiedad intelectual de esta obra corresponde al autor por el solo hecho de su creación (art.1).

La Ley de Propiedad Intelectual señala que : se considera autor a la persona natural que crea alguna obra literaria, artística o científica (art.5) y la propiedad intelectual de esta obra corresponde al autor por el solo hecho de su creación (art.1), no siendo preciso el requisito de registrar la obra o ningún otro.

La Ley de Propiedad Intelectual protege todas las creaciones originales artísticas expresadas por cualquier medio o soporte, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro, comprendiéndose entre ellas las obras de las artes plásticas incluida la videocreación, las obras de creación gráfica e ilustración y la fotografía.

La propiedad intelectual está integrada por derechos de carácter personal (derechos morales) y patrimonial (derechos económicos) , que le otorgan al autor la disposición plena sobre su obra y el derecho exclusivo a explotarla sin más limitaciones que las establecidas en la Ley.

 

LOS DERECHOS DEL AUTOR

DERECHOS MORALES
Son derechos a los que el autor no puede renunciar nunca y no puede transmitir a nadie , pudiendo ejercerlos durante toda su vida. Al fallecimiento del autor, el ejercicio de alguno de estos derechos corresponde, sin límite de tiempo ,a la persona o entidad que el autor hubiera determinado en su testamento o, en su defecto, a sus herederos.

La Ley de Propiedad Intelectual otorga a los autores los siguientes derechos morales:
  • 1. Decidir si la obra ha de ser divulgada y en que forma.
  • 2. Determinar si tal divulgación ha de hacerse con su nombre, bajo signo o anónimamente.
  • 3. Exigir el reconocimiento de su condición de autor de la obra.
  • 4. Exigir el respeto a la integridad de la obra e impedir cualquier transformación.
  • 5. Modificar la obra respetando los derechos adquiridos por terceros y las exigencias de protección de Bienes de Interés Cultural.
  • 6. Retirar la obra del comercio por cambio de sus convicciones intelectuales o morales, previa indemnización de daños y perjuicios a los titulares de derechos de explotación.
  • 7. Acceder al ejemplar único o raro de la obra cuando se halle en poder de otro, a fin de ejercitar el derecho de divulgación o cualquier otro que le corresponda.

Dentro de ellos hay que distinguir entre los derechos de explotación y los de simple remuneración.

DERECHOS DE EXPLOTACIÓN

A los creadores visuales, la Ley les confiere los siguientes derechos de explotación:

1. Derecho de Reproducción, es decir, el derecho a fijar la obra en un soporte que permita su comunicación y la obtención de copias de toda o parte de ella. (Por ej. la reproducción de una obra en un catálogo).

2. Derecho de Distribución, consistente en poner a disposición del público el original o copias de la obra mediante su venta, alquiler o préstamo, o de cualquier otra forma.

3. Derecho de Comunicación Pública, es decir, todo acto por el cual, una pluralidad de personas, pueden tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares. Se considera acto de comunicación pública, entre otros, la exposición pública de obras de arte o sus reproducciones, así como la emisión de las obras por televisión, cine o vídeo.

DERECHOS DE SIMPLE REMUNERACIÓN

Se denominan así por tratarse de derechos que otorgan a sus titulares una remuneración equitativa que fija la Ley, permitiéndoles participar económicamente de determinadas actividades lucrativas, desarrolladas con sus obras o reproducciones por terceras personas. Para los creadores visuales cabría destacar:

1. Derecho de Participación , que beneficia exclusivamente a los artistas plásticos. Para ellos la Ley determina que tienen derecho a percibir el 3% del precio de la reventa de sus obras cuando esta supere las 300.000 pesetas, pudiendo transmitir este derecho a sus herederos durante 70 años después de su muerte.
La Unión Europea está elaborando una Directiva Comunitaria en la materia que permitiría que este derecho se reconozca en todos los países de la Unión. En este momento se reconoce en once países y no está aún reconocido en Austria, Gran Bretaña, Finlandia y Holanda.

2. Derecho de Remuneración por el uso privado de la copia, que beneficia a todos los creadores visuales. La Ley determina para ellos el derecho a percibir una remuneración de los fabricantes e importadores de aparatos reprográficos, por las reproducciones de las obras publicadas en forma de libro o sobre cualquier soporte visual o audiovisual.

Síguenos en las redes sociales